Alfredo Häberli: “No puedo hablar tan serio»

Alfredo Häberli: “No puedo hablar tan serio»

El diseñador suizo-argentino desvela (con humor) su primera colaboración para la firma Andreu World.

El diseño, una plataforma para explorar y divertirse

Alfredo Häberli habla con naturalidad, con un acento argentino que no ha perdido aún después de pasar la mayor parte de su vida en Suiza. Hace bromas, es expresivo, alegre, sonríe y hasta nos lanza preguntas a los periodistas en una rueda de prensa tan amena como divertida en el marco del Salone del Mobile de Milán. Es esa vitalidad evidente la que le permite desenvolverse con autenticidad y en la que su manera de estar, hablar y ser, nos ofrece descubrir a un diseñador que explora y juega sin tapujos de manera genial.

 

Dado, un sofá informal y contemporáneo

Dado, su primera colaboración para la firma valenciana Andreu World es parte de todo ello. “La inspiración para este diseño nace de poder crear un sofá modular que sea cómodo, suave y twist, que permita combinar colores”. Con dos o tres asientos, Dado es perfecto tanto para espacios públicos o lobbies, como para el sector hospitality, salas de espera o, incluso, espacios residenciales. “Es un sofá más informal pero muy contemporáneo”, señala Jesús Linares, director general de Andreu World. Y continua: “Nos gusta mucho la manera en la que Alfredo Häberli trabaja”. Por ello la firma no dudó en contactarlo y devolverlo al ámbito del diseño de mobiliario. Ya que Häberli estuvo enfocado estos dos últimos años en el diseño automotriz.

Y, ¿por qué un sofá y no otro diseño? “La idea de diseñar un sofá surge porque este sofá no existía en el catálogo de la firma”, explica Häberli. Por su parte, Linares añade: “Se trata de una colaboración nueva, fresca, en la que jugar y construir manifiestan el significado de la palabra Dado”.

La versatilidad del sofá es una de sus características más relevantes, así como la calidad de los materiales y la sutileza de los detalles han sido los mayores retos. En cuanto a todo el proceso, Häberli dice que lo que más le ha gustado de esta colaboración ha sido “la ciudad de Valencia, andar en bicicleta y trabajar con el departamento técnico; y el lado turístico de la ciudad española”…

 

Un diseñador reconocido en todo el mundo

Alfredo Häberli nació en Buenos Aires en 1964 y se mudó a Suiza en 1977. Casado y padre de dos hijos, el diseñador industrial tiene su estudio en Zurich desde donde trabaja para firmas internacionales líderes en la industria del diseño. Häberli dice que su corazón está en este país europeo pero que se considera (muy) argentino y suele volver al país latinoamericano de vacaciones.

“Soy muy argentino en la forma de ser. No puedo hablar tan serio, todo es tontería, me gusta jugar… aunque no al fútbol», especifica con humor. En cambio a Häberli le gusta hacer chi Kung y yoga o snowboard en invierno. “Ya ves, no tengo músculos”, me dice y expresa: “Es que lo más pesado que tengo que alzar es un sofá o un lápiz”. Desde esta última herramienta nacen sus proyectos reconocidos en todo el mundo. Pero, más allá de los logros y los premios recibidos, Häberli confiesa que, de lo que más orgulloso está, es de todos los proyectos que ha hecho para niños. “Es lo que más me gusta. Porque los niños son muy directos, sinceros y honestos. Les gusta o no les gusta algo y lo dicen; dicen cosas sorprendentes que te divierten”.

Al cierre de este artículo, recibo la noticia de que Dado ha recibido un Silver Award en la 50ª edición de NeoCon, el evento para la industria del diseño que se celebra anualmente en Chicago. Los premios han recaído en la categoría “mejor asiento de conferencia” y “sofás Lounge corporativos”. Además, la revista americana Interior Design Magazine lo ha galardonado con el premio HiP Award.